Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
14 octubre 2012 7 14 /10 /octubre /2012 10:36

MADRES SOLTERAS O  HIJOS DE PADRES IRRESPONSABLES

En la actualidad están de moda las políticas públicas a favor de las madres solteras, se les llama apoyo a las madres MADsolteras, así como apoyo a los adultos mayores o a personas con capacidades diferentes, específicamente la idea del apoyo a las madres solteras es sobre el cual versará este artículo.

Hablando con mi socia, Maryvel Cruz, manifestaba su inconformidad con la idea “Apoyo a madres solteras”, su opinión es que ese apoyo no es para las madres es para los padres irresponsables que no se hacen cargo de la parte que les toca.

Y todo este embrollo inicia por el concepto que tenemos del término madres soltera, hace no mucho tiempo este término era digno de desprecio, humillaciones, las mujeres eran desterradas de casa y los niños no eran admitidos en las escuelas más prestigiosas por el hecho de ser hijos de una madres soltera.

¿Qué entendemos por madre soltera?, la respuesta es mujer que tubo relaciones sexuales sin casarse y que fue abandonada, o fue engañada, en casos de ser más prejuiciosos se piensa, dice o enjuicia a la mujer diciendo que es de cascos ligeros, liviana, fresca, sin moral, que no se da su lugar, loca, e incluso en los caso en los que se quiere ser soez se les dicen… esas palabras que se usan para insultar a las mujeres.

Claro que en segundo lugar se piensa en el hombre que se fue, abandonó o violó a la madre soltera, de hecho no existe una expresión que se refiera a estos hombres, padres abandonadores, padres irresponsables, padres…  no existe un término tan popular como “madre soltera” para referirse al padre, y mucho menos existen políticas públicas que regulen la economía a estos hombres, tal como existe para las mujeres.

Llegando a este punto retomemos la idea de Maryvel, el término es apoyo a madres solteras, y el argumento es que ellas son las que se quedan con los hijos, y necesitan el dinero o recursos para seguir manteniéndolos, pero ellas hacen su labor, ellas se quedaron y se están haciendo cargo, y la asistencia es para ayudarlas a ellas, haciendo el  gobierno lo que los padres irresponsables deberían hacer, dar, responder y aportar a la manutención de sus hijos.

Visto de esta manera el apoyo a madres solteras en realidad es una ayuda a estos hombres que no se hacen cargo de sus hijos. Ellos los padres que se fueron y no se hacen cargo de nada, en realidad lo que hace falta no es la madre sino el padre con sus recursos.

Con estos apoyos no se molesta a los hombres irresponsables que abandonaron a las madres y a sus hijos, se quedan en su casa, con todo el dinero, tiempo, esfuerzo, para sí mismos y no para sus hijos, todo lo contrario es la actitud de la madres solteras y también es lo contrario que se les exige judicial y culturalmente a las madres solteras.

El asistencialismo a las madres solteras es una forma de apoyar y seguir perpetuando las actitudes irresponsables de los hombres ante su paternidad, es como si nuestras leyes, sociedad, políticas públicas, les dijeran no te preocupes, yo me hago cargo, tú no te inquietes y si dejas más hijos o hijas, yo me hago cargo, nosotras nos hacemos cargo.

Las leyes y desde diferentes frentes, llevan a esta situación, por ejemplo, si un bebé es abandonado las leyes por lo menos en el Estado de México obligan a las autoridades a perseguir a la mujer que ha abandonado a un recién nacido, y se abren investigaciones para encontrar a la mujer que abandonó a su hijo, pero no existe ninguna ley que obligue a las autoridades a perseguir a el hombre que engendró a ese hijo y que le abandonó.

Alguien podría apoyar esta ley diciendo que es más fácil saber sobre la maternidad que sobre la paternidad, pero no es así, existen pruebas que pueden demostrar la paternidad, éstas son caras, pero no tan caras como los poyos a madres solteras que no son una vez, son por años.

Las mujeres son obligadas a la maternidad, por varias vías, penalizando el aborto, persiguiéndolas para hacerse cargo de los hijos si los abandonan, pero no existen leyes que obliguen a los hombres a hacerse cargo de su paternidad, esto es lago que debe ser corregido.

Desde los conceptos de madre soltera a las leyes que encubren la irresponsabilidad de los hombres, hace muy poco tiempo un hombre me decía que no se hacía cargo de su hijo porque no estaba seguro de ser su padre, ningún niño debiera seguir sin padre, ningún niño debería seguir siendo hijo de madre soltera y padre irresponsable.

Los costes del gobierno deberían también estar a favor de hacer responsables a los padres abandonadores y que igual que las madres solteras se hicieran cargo de sus actos, obligándolos a ponerse un condón, o hacerse una vasectomía si es que no quieren tener hijos jamás.

super mAl igual que se encarcela a las mujeres que abortan, se debería perseguir con igual saña a los padres de los productos abortados, son ellos de igual manera responsables de estos abortos, muchos de ellos obligan a las mujeres a hacerse este aborto.

Pero veamos algo más, cuando una pareja se separa, y los niños se van con la madre, por lo regular existen discusiones por la pensión, a veces ella dice: “no quiero que me de nada”, él dice: “no, a ella no la voy a mantener”, pero la pensión no es para ella, ni para mantenerla ni para que le den nada, es para los niños, para las hijas, solo para ellas, ellos.

Este mal entendido auxilio, que es la pensión, es lo mismo que las asistencias a las madres solteras, la ayuda no es para ellas, es para los niños que fueron abandonados por sus padres, la ayuda no es para las madres es para los niños, así los poyos tendrían que cambiar de nombre, de apoyo a madres solteras a algo así como: “ayuda para hijos abandonados por sus padres” o “ayuda a niños sin padre”, “niños sin apoyo parental” etc. Esto quitaría la atención y la presión sobre las mujeres.

Pero los hijos abandonados no solo son abandonados con las madres por los padres, la figura de la madre sotera no es la única que se hace cargo de los niños con madres y padres que no están, a veces se trata de abuelas, abuelos, tías, madrastras, hermanas mayores, etc. quienes se hacen cargo de los niños y niñas que no tienen padre o madre.

Si tomamos la figura de los “infantes sin apoyo parental” la ayuda podría ampliarse hacia estos otros niños y niñas que los apoyos a madres solteras no ven o invisibilidad, el apoyo también sería para estos hijos e hijas que no tienen el sustento completo de madre y padre.

Este es un tema de salud pública, de equidad, de salud mental, infantil y de mujeres, de hombres, de economía y de la sociedad en general, por ello vale la pena su reflexión, con el fin de transformar la forma en la que tratamos este tema de manera habitual, la forma en la que las políticas públicas y nuestras leyes le tratan.

Si has leído hasta aquí, tal vez lo que escribí te pareció interesante, útil, de beneficio para ti o alguien que conoces.

Si es así, ayúdame a seguir escribiendo, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia,  le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, o trabajo remunerado.

Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202, 59923182 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac.

Gracias

Elena Vega 

Repost 0
3 agosto 2012 5 03 /08 /agosto /2012 08:54

LA VIEJA NUEVA OLA, EL FEMINISMO EN LOS 70´S

 

abortoY donde quedó la bolita?, ¿qué pasó después de que las mujeres de 1953 (con casi tres siglos de lucha en las espaldas), consiguieron el derecho legal de votar y ser votadas?, pues mucho, por ejemplo en 1955 fue electa la primera diputada por el 1er Distrito del estado de Baja California: Aurora Jiménez de Palacios, se nombraron mujeres funcionarias como: Paula Alegría, embajadora en Dinamarca; Gloria León Orantes y María Luisa Santillán, Magistradas del Tribunal superior de justicia del Distrito Federal  etc (1).

 

Pero, pareciera que después de tantos logros como: la posibilidad de las mujeres de heredar, tener las patria potestad de l@s hij@s, el derecho a votar y ser votada, ente muchos otros, las mujeres ya no tuvieran nada que exigir, la actitud general fue (la cual aun persiste en nuestros días) de que, las mujeres tenían “todo” lo que podían tener o desear y que por ello ya no era necesario seguir adelante con ninguna lucha por y para las mujeres, vino la pasividad social en cuanto al apoyo a las ideas feministas de la época.

 

Esto por un lado, y por el otro, hubo una división en cuanto a los objetivos de la lucha de las mujeres, es decir, todas estaban de acuerdo en conseguir el derecho a votar y ser votadas, pero no todas veían con buenos ojos la lucha por los derechos sexuales y reproductivos, u otros temas, por ello se dividieron los grupos, se olvidaron las peticiones y las luchas de mujeres navegaron en aparente pasividad largo tiempo.

 

El movimiento feminista resurge en los años 70´s, a este resurgimiento se le ha llamado neo feminismo, nuevo movimiento feminista o El feminismo de la nueva ola,  este renacimiento fue obra de un grupo de mujeres interesadas en, la falta de oportunidades para intervenir en la toma de decisiones, no solo en el ámbito político, también en sus propios cuerpos y problemas inherentes a ellas como mujeres, la mayoría de ellas eran urbanas, de clase media, universitarias y que vivían en la ciudad de México (2). El movimiento de los 70s, fue espontáneo, un poco desorganizado, ellas tenían mucha pasión, eran creativas, arriesgadas, desobedientes, ávidas de conocimiento, de cambio, de vida.

 

Este movimiento no surgió de la nada, tuvieron que pasar varias cosas para que las mujeres de los 70s se dieran cabal cuenta de su opresión, y transformaran su lucha, en una lucha política, por ejemplo: hubo un ingreso masivo de mujeres en el mercado laboral, mayor número de mujeres en las universidades, el desarrollo de anticonceptivos al alcance de la mano,  por supuesto la aparición de los movimientos de protesta de los años 60s (3), y la fuerza de los movimientos feministas en otras partes del mundo, para México tuvieron especial impacto las protestas de las feministas estadounidenses.

 

Por ejemplo en los 60s, muchas mujeres Universitarias se involucraron en las protestas y en un ambiente político, esto las condujo a la toma de conciencia de su fuerza política y a darse cuenta de la opresión de la que eran objeto por ser mujeres (aun en el ambiente de protesta), no es posible decir que las mujeres que se involucraron en los movimientos de los 60s, fueron las mismas mujeres del despertar del feminismo en los 70s; pero, indudablemente las mujeres se transformaron, teniendo nuevas actitudes ante la toma de decisiones, su comportamiento sexual, sus relaciones familiares, nuevas ideas acerca de la discriminación hacia las mujeres etc, en fin, dejaron de pensar que todo estaba bien. Lo cual sentó las bases para lo que vino después (4).

 

dia de la mujerOtro factor importante fue, como ya se mencionó, el impacto que tuvieron los movimientos de protesta en Estados Unidos, en mujeres mexicanas ávidas de cambio. En 1970 aparecieron varios artículos como: “Casandra de huarache: la liberación de la mujer... aquí”, escrito por Rosario Catellanos, en el periódico Excelsior y el artículo: “Nuestro sueño está en escarpado lugar: crónica de un miércoles santo entre mujeres”, que se publicó en el suplemento cultural de la revista Siempre. Los cuales hablaban de manera entusiasta sobre la marcha organizada ese mismo año, por norteamericanas feministas para conmemorar el quincuagésimo aniversario de su derecho al voto (5).   

 

En los artículos se detallaban algunas acciones como: el ataque a puestos de revistas que vendían pornografía, la huelga de actividades domésticas, quemas simbólicas etc. Además se planteaba la necesidad de una movilización de mujeres en México.

 

Muchas cosas latentes se despertaron en mujeres que leyeron los artículos, a tal grado que buscaron a la autora de uno de ellos: “Marta Acevedo” y empezaron a discutir; las reflexiones primero fueron entre un grupo de amigas, luego se interesó la Unión de Mujeres y posteriormente se unieron desconocidas.

 

Se propuso trabajar en lo que se ha dado por llamar “el pequeño grupo”, el cual es un método utilizado por las feministas en otras partes del mundo que consistía en, ir tomando conciencia de la opresión de la mujer como una experiencia individual o propia, pero también como colectiva, como un síntoma social, llegando a la conciencia de que lo personal es, y entonces plantear acciones políticas concretas (6).

 

Así nació el nuevo feminismo en México, se hicieron eventos públicos, manifestaciones, conferencias, publicaciones (en revistas, periódicos, libros), se apoyaron huelgas, se hicieron programas de radio, televisión, se dieron cátedras en las universidades, conferencias simposios, se han logrado establecer centros de investigación y docencia, en 1975 se reformó el artículo 4° de la constituciónal, otorgando la iguladad jurídica de la mujer, así como de los artículos 30 y 123 constitucionales etc. Entre 1970 y 1979 Nacieron organizaciones como: M.A.S. (Mujeres en acción solidaria); M.L.M. (Movimiento de la Liberación de la Mujer); M.N.M. (Movimiento Nacional de Mujeres); La Revuelta Colectivo feminista, la cual realizaba una publicación; Colectivo de Mujeres; Movimiento Feminista Mexicano (M.F.M.); Movimiento lesbiano Grupo Lesbos; CIDHAL (Comunicación, intercambio y desarrollo humano en América Latina) el cual ya trabajaba desde 1968, Mujeres para el diálogo, nace la revista fem. la cual sigue publicándose etc. (7),  entre 1972 y 1980 se transmitió por radio la serie de Foro de la Mujer, en la televisión se transmitieron dos series de escasa duración: A brazo partido y El oficio de ser mujer (8) etc.

 

Estos grupos, fueron tomando fuerza y forma, pero tenían diferentes formas de pensar y de actuar, no se ponían de acuerdo en como y desde donde hacer las cosas, por ello se dieron rupturas al interior de varios grupos y algunos desaparecieron, sin embargo, se hicieron intentos por llegar a consenso para trabajar unidas y tener más fuerza, por ejemplo se creo la Coalición de Mujeres Feministas (1976),  y en 1979 el Frente Nacional por la Liberación y los derechos de la Mujer (FNALIDM), en los cuales se acordó trabajar sobre tres ejes que desde entonces han sido prioritarios para la práctica feminista:

 

1) La despenalización del aborto, Maternidad voluntaria y la educación sexual.

2) Luchar por erradicar la violencia en contra de las mujeres en todas sus formas (física, psicológica, sexual, económica).

3) La protección a mujeres golpeadas.

 

Estos intentos por unificar ideas y por hacer un frente común no tuvieron la fuerza para ser permanentes, debido a que hubo nuevas situaciones que colapsaron el movimiento feminista, que lo enriquecieron, peor definitivamente no lo unieron. Hubo peleas internas porque las feministas homosexuales se sentían (eran) discriminadas y no tomadas en cuenta; a raíz del sismo de 1985, en el cual mujeres maquileras quedaron atrapadas en el derrumbe de una fábrica porque estaban encerrada bajo llave, debido a esto el movimiento Feminista se dio cuenta de que no había tomado en cuenta a las obreras en sus consignas; por otro lado iniciaron las protestas de mujeres indígenas, que son la cuna de lo que hoy es el EZLN y los movimientos indigenistas, de tal manera que las mujeres indígenas también pusieron sobre la mesa que el movimiento feminista, no las había tomado en cuenta para ninguna reivindicación, y menos aun  se había tomado en cuenta su ideología, necedades y entorno; en pocas palabras el movimiento estaba embotado, con muchos frentes, muchos reclamos al interior y con poca fuerza para ser un frente común (9).

 

Con el tiempo, también hubo divisiones entre las que se integraron a movimientos políticos y las que no, las que recibieron sustento económico del gobierno y las que no, las académicas y las que no lo son, las jóvenes y las experimentadas, etc, por eso en nuetros días no se habla del feminismo sino de los feminismos y no se habla de el movimiento de la mujer, sino del movimiento amplio de mujeres.

 

femTodos estos cambios nos llevan a los años 80s, en la cual se multiplicaron los grupos, se creó el feminismo popular (mujeres de clase media ayudando a campesinas y obreras), , se pierde el papel de conciencia crítica, las energías se invirtieron en ayudar a mujeres de escasos recursos volviéndose un feminismo asistencialitas, el trabajo se concentró en apoyar a mujeres golpeadas o violadas (10).

 

Como logros podemos contar que se aumentó la condena a los violadores, este delito se persigue de oficio y no pueden salir libres bajo fianza, las diputadas lograron que el hostigamiento sexual fuera considerado delito, en 1996 se realizó el congreso feminista por el Cambio Social etc.

 

A finales de los 80s, principios de los 90s, se inicia el proceso de institucionalización a través de la transformación del movimiento feminista en una multitud de organizaciones no gubernamentales (ONG), que es lo que caracteriza el movimiento de los noventa, estas organizaciones se sustentaban en su mayoría con dinero extranjero, pero pronto pasaron a ser dependientes del dinero del gobierno mexicano, lo cual a frenado su desarrollo y posibilidad de acción, también gracias a la institucionalización las feministas se profesionalizaron, podían vivir de el feminismo, pero se burocratizan (11).

 

Surgen instituciones de gobierno como: El Instituto de las Mujeres del D.F, El instituto Nacional de las Mujeres, La Comisión de Equidad de Género en la cámara de diputados,  Las Unidades de Atención a Victimas de Violencia Familiar, El congreso de mujeres, las unidades de atención especializadas en delitos sexuales etc. Todo ellos con sus respectivos trámites y burocracia, haciendo y obstaculizando, visibilizando y cooptando, entorpeciendo y proponiendo etc.

 

Ahora en los 2000s, las cosas siguen igual ONGs, Institutos de gobierno, el movimiento feminista dividido... y las preguntas que están en el caldero son: ¿Que queremos que sea el movimiento feminista o el movimiento amplio de mujeres ahora?, ¿Cuáles son nuestras luchas?, ¿tenemos algo que cambiar, queremos hacer algo con eso?, si queremos cambiar algo que, cómo?... 

 

Recopilación Elena Vega Ortega

 

Si has leído hasta aquí, tal vez lo que escribí te pareció interesante, útil, de beneficio para ti o alguien que conoces.

Si es así, ayúdame a seguir escribiendo, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia,  le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, o trabajo remunerado.

Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202, 59923182 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac.

Gracias

Elena Vega

 

(1) Compilación de la ANFER, Participación Política de la Mujer En México Siglo XX, Ed. Instituto de Capacitación Política, México; 1984.

(2), (3), (8), (9), (10), (11) Eli Bartra, Anna M. Fernández, Ana Lau; Feminismo en México Ayer y Hoy; Colección Molinos de Viento, Núm, 130; Ed. Molinos de viento; México; 2002.

(4) Cohen, Deborah y Frazier, lessie Jo; No Solo Cocinábamos...Historia inédita de la otra mitad del 68; la historia interrumpida México; 1968-88; Universidad Iberoamericana y Nueva Imagen.

(5) Castellanos Rosario; Casandra de Huarache: La liberación de la mujer...aquí!; Diario Excelsior; 5 de septiembre; México; 1970.

(6), (7)  Acevedo, del Valle, Lamas, Sánchez, Zamarrón; Nueva cultura Feminista; Revista FEM. Vol. II, No. 5;  México; Oct-Dic; 1977.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
14 junio 2012 4 14 /06 /junio /2012 23:46

LA HISTORIA DEL FEMINISMO EN MÉXICO

 

liverty.jpgEn ocasiones, revisar la historia, mi historia, ha sido una grata sorpresa, es como ser recibida con los brazos abiertos por una familia largamente buscada, eso fue lo que me pasó al preguntar y leer, acerca del Feminismo en México.

 

Ahora que se un poco más del pasado de este movimiento social y político, me doy cuenta de que mis ideas, pensamientos, libertades e inclusive mis limitaciones legales, son la herencia de este pasado, y veo que mi presente y futuro, están gentilmente marcados por ellas, por todas estas mujeres que escribieron, vivieron y fueron la historia del feminismo en México.

 

Espero que para ustedes también sea un encuentro interesante y emotivo, que les despierte la curiosidad por saber un poco más a cerca de esta herencia que es tuya y mía.

 

La historia del feminismo en México inicia hace mucho tiempo y, ha tenido sus momentos de intensa actividad, así como momentos de letargo, un letargo que pareciera muerte. Para algunas, el Feminismo en México inicia en los años 70, y llaman a ésta etapa del movimiento social: “el Nuevo Feminismo”,  pero los registros nos dicen otra cosa, al parecer las historiadoras no se ponen de acuerdo sobre que etapa de la historia de México dio a luz al Feminismo en nuestras tierras. Algunas dicen que existen demandas desde la segunda mitad del siglo XIX, otras sostienen que de finales del mismo siglo son las demandas más concretas y claras. Sin embargo hay quienes consideran que los años veinte fueron el antecedente de la luchas feministas y otras  dicen que el feminismo actual proviene del los años treinta[1].

 

Lo que si queda claro, es que el Feminismo en México, tiene sus antecedentes en las luchas de independencia y la revolución, es decir, fue el pensamiento liberal de la época, de hombres y mujeres, lo que dio espacio para ideas feministas como el voto femenino y el ingreso de las mujeres a los estudios superiores, no olvidemos que durante la guerra de Independencia fueron importantes las figuras de Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, y la Güera Rodríguez, quienes haciendo caso omiso de los prejuicios de la época, se unieron a la lucha por la libertad de nuestro país. Por toro lado, están como precursoras las luchas en otras partes del mundo, donde las mujeres ya habían logrado ejercer sus derechos, por ejemplo en Nueva Zelanda, desde finales del siglo XIX, se reconocieron los derechos ciudadanos de la mujer y en 1918 en Gran Bretaña sucedió lo mismo, Este reconocimiento con sus limitaciones, ya que debían tener 30 años y confiabilidad para poder ejercerlos.

 

A finales del siglo XIX y principios del XX, Las ideas libertarias contra la dictadura de Porfirio Díaz llevaron a las mujeres a organizarse. Crearon clubs de trabajo como: del Club Liberal Ponciano Arriaga (San Luis Potosí), del Club Liberal de Señoras y Señoritas Discípulas de Juárez (Veracruz) y del Club de Señoras y Señoritas de Antiania Nava (Matehuala, San Luis Potosí), que apoyaban al Partido Liberal. Por su parte, en su programa, el Partido Liberal incluía el tema de la mujer y hacía ver que el trabajo que desempeña en el hogar debía ser reconocido como tal y advertía que el trabajo doméstico de las mujeres realizado a domicilio debía ser remunerado adecuadamente[2].

 

Como antecedente de los movimientos feministas en México, está la carta de las mujeres zacatecanas de 1824, quienes solicitaban ser reconocidas como ciudadanas. Esta lucha tardaría más de un siglo en lograr su triunfo[3].

 

Es en 1884 que la periodista y escritora Laureana Wright González, funda la revista feminista “Violetas de Anahuac”, donde se plantea el voto para las mujeres y la igualdad de oportunidades, también escribe su libro: La emancipación de la mujer por medio del estudio.

 

En 1904 se publica la revista feminista “La mujer Mexicana”, donde se planteaban los incipientes objetivos del feminismos de la época, la editaba Luz F. Vda. De Herrera, la dirigía Dolores Correa Zapata y su responsable era la Lic. Sandoval de Zarco. “El feminismo Mexicano no pretende desvanecer al hombre, sino colocarse dignamente a su lado”, escribió Adela López de Herrera”, en este mismo año se fundó el primer organismo feminista: La Sociedad Protectora de la Mujer[4].

 

Apenas era 1906 cuando las republicanas que apoyaban a Juárez, demandaron el voto femenino y empezaban a cocinar la Revolución de 1917, al participar en las huelgas precursoras de la lucha en Río Blanco, Veracruz y Cananea.

 

dos-mujeres-revolucionarias.jpgDe las huelgas y los enfrentamientos posteriores, se destacan los nombres de mujeres como Lucrecia Toriz, quien incitó a sus compañeros a abandonar los telares e iniciar la huelga y se enfrentó a soldados en Río Blanco; Anselma Sierra, quien con una pistola disparó certeramente contra los asesinos en la misma huelga, Margarita Matrínez encabezó el asalto a la tienda española Victor García, Isabel Díaz de Pensamiento, Dolores Larios, Carmen Cruz y otras mujeres que arrojaron pan viejo y tortillas duras a los trabajadores que regresaron a sus trabajos y se conformaron con la injusta resolución del entonces presidente Porfirio Díaz.  Muchas de ellas escribieron, como Emilia Enríquez de Rivera en El Diario del Hogar (entre muchas otras mujeres)[5].

 

En mayo de 1911 varios centenares de mujeres solicitaron al Presidente interino Francisco León de la Barra su derecho a votar, con el argumento de que éste no estaba excluido en la Constitución de 1857, ya que la Carta Magna no se refería al sexo de las personas votantes.

 

La lucha de las mujeres en la  Revolución Mexicana, tiene como resultado que la Constitución del 17 inscribe la igualdad legal para hombres y mujeres, aunque se olvida del derecho al voto femenino. En la Revolución las mujeres ganaron  los derechos de la administración de bienes, la tutela de hijas e hijos, y salario igual a trabajo igual[6].

 

Tres años antes, en 1914, se expidió la Ley del Divorcio, impulsada por Hermila Galindo, secretaria particular de Venustiano Carranza, quien accedió a firmarla. Al calor de la lucha en 1915 la división del sur a cargo de Emiliano Zapata, expidió la primer ley del Matrimonio que facultó a las personas divorciadas para casarse otra vez.

 

Al parecer, el impulso definitivo al feminismo en México, es el Primer congreso Feminista en Yucatán, el cual se llevó acabo el 13 de Enero de 1916, A dicho Congreso asistieron 617 delegadas, la junta organizadora del congreso estuvo constituida por Consuelo Zavala, Dominga Canto, Hermila Galindo de Topete, Adolfina Valencia de Ávila,  María Luisa Flota, Beatriz Peniche, entre muchas otras mujeres, también tuvo una participación importante el general Salvador Alvarado, gobernador del estado de Yucatán.

 

En este congreso se discutieron 4 temas principales: 1) ¿Cuáles son los medios sociales que deben emplearse para aliviar a la mujer del yugo de las tradiciones?, 2)¿Cuál es el papel que corresponde a la escuela primaria en la reivindicación femenina, ya que aquella tiene como finalidad prepara para la vida?, 3) ¿Cuales son las artes y ocupaciones que debe fomentarse y sostenerse en el Estado y cuya tendencia sea preparar a la mujer para la vida intensa del progreso?, 4) ¿Cuáles son las funciones públicas que puede y debe desempeñar la mujer a fin de que no solamente sea elemento dirigido sino también dirigente de la sociedad?. Algunas de las conclusiones fueron las siguientes: Se acordó dar a conocer en los centros culturales la potencia y la variedad de las facultades de las mujeres y la aplicación de éstas habilidades a las ocupaciones desempeñadas por el hombre, Se acordó la creación de una academia de dibujo, pintura, escultura y decorado; el establecimiento de clases de música, fotografía, platería, trabajos de fibra de henequén etc. En las escuelas vocacionales y la multiplicación de las escuelas granjas mixtas entre otros acuerdos[7] ,

 

Desde principios de siglo las mujeres fueron a la escuela, se educaron, apareció la educación Normal, comercial y los centros de artes y oficios. Así acceden a las bellas artes, la medicina o la minería. También se crean las escuelas municipales para obreras. Todas estas demandas, impulsadas por las sociedades feministas que nacieron durante las primeras décadas en distintos estados de la República[8].

 

En 1017  se promulgó en Querétaro la nueva Constitución Política, de la cual se deriva la ley de relaciones familiares, según la cual el hombre y la mujer tienen derecho a considerarse iguales en le seno del hogar, es así como la mujer quedó en condiciones de ejercer la patria potestad sobre los hijos, de concurrir al sostenimiento de la familia, de administrar los bienes comunes y los suyos propios, de contratar y de obligarse, si bien hubo estos avances, no se reconoció el derecho al voto de las mujeres[9].

 

Los años 20 también fueron de avance  para las mexicanas: inicia la lucha de los que hoy conocemos como derechos reproductivos. En el primer Congreso Feminista celebrado en la ciudad de México en 1923, solicitó  educación sexual para niños, niñas y jóvenes en las escuelas.

 

Mientras en Yucatán se hacía un escándalo por la difusión en español del libro de Margaret Sanger llamado “La Brújula del Hogar”, antecedente de las políticas de población y planificación familiar. En contraposición el Estado creó el Día de la Madre.

 

En 1935, por iniciativa de María Refuguio García se formó el Frente único Pro Derechos de la Mujer. Esta agrupación afilió a mujeres de toda la república, y participaron como dirigentes mujeres como: Matilde Rodríguez Cabo, Consuelo Uranga, Frida Kahlo, Adelina Zandejas, Esther Chapa, Clementina Parra, Alicia Reyes, Sara Miranda Rosa Amelia Aparicio y muchas más.

 

voto-mexico.jpgEl frente único Pro Derechos de la Mujer estructuró un vasto programa teniendo como principal bandera el logro del voto de la mujer, promovieron la instalación de escuelas para mujeres adultas, guarderías infantiles, hospitales de maternidad, centros de conferencias y clases de oratoria entre otras gestiones. El Frente, además escribió la primera agenda de demandas femeninas. Muchas de ellas continúan siendo una utopía, como el de la participación igualitaria en los puestos públicos.

 

La lucha por el voto en este siglo marcó casi todas las acciones organizadas de las mexicanas, así fue como en 1936, el Frente Único por Derechos de la Mujer, logró que el presidente Lázaro Cárdenas presentara en 1937 una iniciativa para que, mediante la reforma al artículo 34 constitucional, se reconociera la igualdad jurídica de la mujer y se posibilitara su participación política. La iniciativa fue recibida con resistencia por parte de los diputados y, después de muchas negociaciones, finalmente las Legislaturas locales enviaron sus votos, la propuesta no prosperó.

 

El voto femenino fue conquistado primero en el ámbito municipal en 1947, con la reforma al artículo 115 constitucional, y posteriormente en el ámbito federal.

 

Después de años de lucha y presiones, Doña Amalia Caballero de Castillo Ledón, una de las sufragistas más destacadas de México, funcionaria pública y diplomática, quien entre otros cargos tuvo el de presidenta de la Comisión Internacional de la mujer en 1948, habló con el candidato a la presidencia Adolfo Ruiz Cortínes y le pidió que otorgara el voto a las mujeres (muy a la mexicana). Se le dijo que sí como no, pero que tenía que conseguir 500 mil firmas solicitándolo. Ella, a través de la Alianza de Mujeres de México, las juntó y el presidente firmó el derecho a votar y ser votadas en 1953 reconociéndose hasta entonces los derechos políticos y ciudadanos de la mitad de la población[10].

 

Tuvieron que pasar otros 26 años para que se eligiera a la primera gobernadora de la historia de México, doña Griselda Ávarez, quien, pese a los obstáculos que sufrió su administración, desarrolló una gestión ejemplar al frente de la gubernatura de Colima[11].

 

En 1923, Rosa Torres se convirtió en la primera regidora de la  ciudad de Mérida en Yucatán, mediante el voto. Otras le siguieron en San Luis Potosí y Michoacán, gracias a leyes locales.

 

1954 Aurora Jiménez de Palacios fue  la primera diputada federal electa. No obstante tuvo que transcurrir una década más para que María Lavalle Urbina y Alicia Arellano Tapia, llegaran al Senado de la República en 1964[12].

 

Después de una intensa lucha por el sufragio, vino una época de letargo, y el despertar del feminismo en México se dio a finales de los años 60 y principios de los 70, con nuevas demandas, nuevas estrategias y otras mujeres que también escribieron nuestra historia, pero de este: “Nuevo Feminismo” hablaremos en otro momento.

 

 

Recopilación Elena Vega Ortega

Si has leído hasta aquí, tal vez lo que escribí te pareció interesante, útil, de beneficio para ti o alguien que conoces.

Si es así, ayúdame a seguir escribiendo, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia,  le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, o trabajo remunerado.

Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202, 59923182 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac.

Gracias

Elena Vega


[1] Eli Bartra, Anna M. Fernández Poncela, Ana Lau, Feminismo en México Ayer y Hoy; Ed. Molinos de Viento 2002, p.18

[2] Pág. Web: http://www.mdemujer.org.mx/historia/s-xx/historia.htm; FÉMUR, IFUW; por Patricia Galeana

[3] Op. Cit.

[4] Compilación de la ANFER, Participación Política de la Mujer en México Siglo XX,  Instituto de capacitación Política, México 1984, pag. 4.

[5] Op. Cit.

[6] http://www.nodo50.org/mujeresred/mexico-brito.htm Mujeres en Red, Visible ya la historia colectiva de las mexicanas en el siglo XX, Síntesis cronológica en Agenda Mujeres 2000.

 

[7] Compilación de la ANFER, Participación Política de la Mujer en México Siglo XX,  Instituto de capacitación Política, México 1984

[8] http://www.nodo50.org/mujeresred/mexico-brito.htm Mujeres en Red, Visible ya la historia colectiva de las mexicanas en el siglo XX, Síntesis cronológica en Agenda Mujeres 2000.

 

[9] Compilación de la ANFER, Participación Política de la Mujer en México Siglo XX,  Instituto de capacitación Política, México 1984

 

[10] Eli Bartra, Anna M. Fernández Poncela, Ana Lau, Feminismo en México Ayer y Hoy; Ed. Molinos de Viento, Pág. 72

[11] Pág. Web: http://www.mdemujer.org.mx/historia/s-xx/historia.htm; FÉMUR, IFUW; por Patricia Galeana

[12] http://www.nodo50.org/mujeresred/mexico-brito.htm Mujeres en Red, Visible ya la historia colectiva de las mexicanas en el siglo XX, Síntesis cronológica en Agenda Mujeres 2000.

 

Repost 0
14 junio 2012 4 14 /06 /junio /2012 23:36

LA VIEJA NUEVA OLA, EL FEMINISMO EN LOS 70´S

 

abortoY donde quedó la bolita?, ¿qué pasó después de que las mujeres de 1953 (con casi tres siglos de lucha en las espaldas), consiguieron el derecho legal de votar y ser votadas?, pues mucho, por ejemplo en 1955 fue electa la primera diputada por el 1er Distrito del estado de Baja California: Aurora Jiménez de Palacios, se nombraron mujeres funcionarias como: Paula Alegría, embajadora en Dinamarca; Gloria León Orantes y María Luisa Santillán, Magistradas del Tribunal superior de justicia del Distrito Federal  etc (1).

 

Pero, pareciera que después de tantos logros como: la posibilidad de las mujeres de heredar, tener las patria potestad de l@s hij@s, el derecho a votar y ser votada, ente muchos otros, las mujeres ya no tuvieran nada que exigir, la actitud general fue (la cual aun persiste en nuestros días) de que, las mujeres tenían “todo” lo que podían tener o desear y que por ello ya no era necesario seguir adelante con ninguna lucha por y para las mujeres, vino la pasividad social en cuanto al apoyo a las ideas feministas de la época.

 

Esto por un lado, y por el otro, hubo una división en cuanto a los objetivos de la lucha de las mujeres, es decir, todas estaban de acuerdo en conseguir el derecho a votar y ser votadas, pero no todas veían con buenos ojos la lucha por los derechos sexuales y reproductivos, u otros temas, por ello se dividieron los grupos, se olvidaron las peticiones y las luchas de mujeres navegaron en aparente pasividad largo tiempo.

 

El movimiento feminista resurge en los años 70´s, a este resurgimiento se le ha llamado neo feminismo, nuevo movimiento feminista o El feminismo de la nueva ola,  este renacimiento fue obra de un grupo de mujeres interesadas en, la falta de oportunidades para intervenir en la toma de decisiones, no solo en el ámbito político, también en sus propios cuerpos y problemas inherentes a ellas como mujeres, la mayoría de ellas eran urbanas, de clase media, universitarias y que vivían en la ciudad de México (2). El movimiento de los 70s, fue espontáneo, un poco desorganizado, ellas tenían mucha pasión, eran creativas, arriesgadas, desobedientes, ávidas de conocimiento, de cambio, de vida.

 

Este movimiento no surgió de la nada, tuvieron que pasar varias cosas para que las mujeres de los 70s se dieran cabal cuenta de su opresión, y transformaran su lucha, en una lucha política, por ejemplo: hubo un ingreso masivo de mujeres en el mercado laboral, mayor número de mujeres en las universidades, el desarrollo de anticonceptivos al alcance de la mano,  por supuesto la aparición de los movimientos de protesta de los años 60s (3), y la fuerza de los movimientos feministas en otras partes del mundo, para México tuvieron especial impacto las protestas de las feministas estadounidenses.

 

Por ejemplo en los 60s, muchas mujeres Universitarias se involucraron en las protestas y en un ambiente político, esto las condujo a la toma de conciencia de su fuerza política y a darse cuenta de la opresión de la que eran objeto por ser mujeres (aun en el ambiente de protesta), no es posible decir que las mujeres que se involucraron en los movimientos de los 60s, fueron las mismas mujeres del despertar del feminismo en los 70s; pero, indudablemente las mujeres se transformaron, teniendo nuevas actitudes ante la toma de decisiones, su comportamiento sexual, sus relaciones familiares, nuevas ideas acerca de la discriminación hacia las mujeres etc, en fin, dejaron de pensar que todo estaba bien. Lo cual sentó las bases para lo que vino después (4).

 

Otro factor importante fue, como ya se mencionó, el impacto que tuvieron los movimientos de protesta en Estados Unidos, en mujeres mexicanas ávidas de cambio. En 1970 aparecieron varios artículos como: “Casandra de huarache: la liberación de la mujer... aquí”, escrito por Rosario Catellanos, en el periódico Excelsior y el artículo: “Nuestro sueño está en escarpado lugar: crónica de un miércoles santo entre mujeres”, que se publicó en el suplemento cultural de la revista Siempre. Los cuales hablaban de manera entusiasta sobre la marcha organizada ese mismo año, por norteamericanas feministas para conmemorar el quincuagésimo aniversario de su derecho al voto (5).   

 

En los artículos se detallaban algunas acciones como: el ataque a puestos de revistas que vendían pornografía, la huelga de actividades domésticas, quemas simbólicas etc. Además se planteaba la necesidad de una movilización de mujeres en México.

 

Muchas cosas latentes se despertaron en mujeres que leyeron los artículos, a tal grado que buscaron a la autora de uno de ellos: “Marta Acevedo” y empezaron a discutir; las reflexiones primero fueron entre un grupo de amigas, luego se interesó la Unión de Mujeres y posteriormente se unieron desconocidas.

 

Se propuso trabajar en lo que se ha dado por llamar “el pequeño grupo”, el cual es un método utilizado por las feministas en otras partes del mundo que consistía en, ir tomando conciencia de la opresión de la mujer como una experiencia individual o propia, pero también como colectiva, como un síntoma social, llegando a la conciencia de que lo personal es, y entonces plantear acciones políticas concretas (6).

 

Así nació el nuevo feminismo en México, se hicieron eventos públicos, manifestaciones, conferencias, publicaciones (en revistas, periódicos, libros), se apoyaron huelgas, se hicieron programas de radio, televisión, se dieron cátedras en las universidades, conferencias simposios, se han logrado establecer centros de investigación y docencia, en 1975 se reformó el artículo 4° de la constituciónal, otorgando la iguladad jurídica de la mujer, así como de los artículos 30 y 123 constitucionales etc. Entre 1970 y 1979 Nacieron organizaciones como: M.A.S. (Mujeres en acción solidaria); M.L.M. (Movimiento de la Liberación de la Mujer); M.N.M. (Movimiento Nacional de Mujeres); La Revuelta Colectivo feminista, la cual realizaba una publicación; Colectivo de Mujeres; Movimiento Feminista Mexicano (M.F.M.); Movimiento lesbiano Grupo Lesbos; CIDHAL (Comunicación, intercambio y desarrollo humano en América Latina) el cual ya trabajaba desde 1968, Mujeres para el diálogo, nace la revista fem. la cual sigue publicándose etc. (7),  entre 1972 y 1980 se transmitió por radio la serie de Foro de la Mujer, en la televisión se transmitieron dos series de escasa duración: A brazo partido y El oficio de ser mujer (8) etc.

 

dia-de-la-mujer.jpgEstos grupos, fueron tomando fuerza y forma, pero tenían diferentes formas de pensar y de actuar, no se ponían de acuerdo en como y desde donde hacer las cosas, por ello se dieron rupturas al interior de varios grupos y algunos desaparecieron, sin embargo, se hicieron intentos por llegar a consenso para trabajar unidas y tener más fuerza, por ejemplo se creo la Coalición de Mujeres Feministas (1976),  y en 1979 el Frente Nacional por la Liberación y los derechos de la Mujer (FNALIDM), en los cuales se acordó trabajar sobre tres ejes que desde entonces han sido prioritarios para la práctica feminista:

 

1) La despenalización del aborto, Maternidad voluntaria y la educación sexual.

2) Luchar por erradicar la violencia en contra de las mujeres en todas sus formas (física, psicológica, sexual, económica).

3) La protección a mujeres golpeadas.

 

Estos intentos por unificar ideas y por hacer un frente común no tuvieron la fuerza para ser permanentes, debido a que hubo nuevas situaciones que colapsaron el movimiento feminista, que lo enriquecieron, peor definitivamente no lo unieron. Hubo peleas internas porque las feministas homosexuales se sentían (eran) discriminadas y no tomadas en cuenta; a raíz del sismo de 1985, en el cual mujeres maquileras quedaron atrapadas en el derrumbe de una fábrica porque estaban encerrada bajo llave, debido a esto el movimiento Feminista se dio cuenta de que no había tomado en cuenta a las obreras en sus consignas; por otro lado iniciaron las protestas de mujeres indígenas, que son la cuna de lo que hoy es el EZLN y los movimientos indigenistas, de tal manera que las mujeres indígenas también pusieron sobre la mesa que el movimiento feminista, no las había tomado en cuenta para ninguna reivindicación, y menos aun  se había tomado en cuenta su ideología, necedades y entorno; en pocas palabras el movimiento estaba embotado, con muchos frentes, muchos reclamos al interior y con poca fuerza para ser un frente común (9).

 

Con el tiempo, también hubo divisiones entre las que se integraron a movimientos políticos y las que no, las que recibieron sustento económico del gobierno y las que no, las académicas y las que no lo son, las jóvenes y las experimentadas, etc, por eso en nuetros días no se habla del feminismo sino de los feminismos y no se habla de el movimiento de la mujer, sino del movimiento amplio de mujeres.

 

Todos estos cambios nos llevan a los años 80s, en la cual se multiplicaron los grupos, se creó el feminismo popular (mujeres de clase media ayudando a campesinas y obreras), , se pierde el papel de conciencia crítica, las energías se invirtieron en ayudar a mujeres de escasos recursos volviéndose un feminismo asistencialitas, el trabajo se concentró en apoyar a mujeres golpeadas o violadas (10).

 

Como logros podemos contar que se aumentó la condena a los violadores, este delito se persigue de oficio y no pueden salir libres bajo fianza, las diputadas lograron que el hostigamiento sexual fuera considerado delito, en 1996 se realizó el congreso feminista por el Cambio Social etc.

 

A finales de los 80s, principios de los 90s, se inicia el proceso de institucionalización a través de la transformación del movimiento feminista en una multitud de organizaciones no gubernamentales (ONG), que es lo que caracteriza el movimiento de los noventa, estas organizaciones se sustentaban en su mayoría con dinero extranjero, pero pronto pasaron a ser dependientes del dinero del gobierno mexicano, lo cual a frenado su desarrollo y posibilidad de acción, también gracias a la institucionalización las feministas se profesionalizaron, podían vivir de el feminismo, pero se burocratizan (11).

 

Surgen instituciones de gobierno como: El Instituto de las Mujeres del D.F, El instituto Nacional de las Mujeres, La Comisión de Equidad de Género en la cámara de diputados,  Las Unidades de Atención a Victimas de Violencia Familiar, El congreso de mujeres, las unidades de atención especializadas en delitos sexuales etc. Todo ellos con sus respectivos trámites y burocracia, haciendo y obstaculizando, visibilizando y cooptando, entorpeciendo y proponiendo etc.

 

Ahora en los 2000s, las cosas siguen igual ONGs, Institutos de gobierno, el movimiento feminista dividido... y las preguntas que están en el caldero son: ¿Que queremos que sea el movimiento feminista o el movimiento amplio de mujeres ahora?, ¿Cuáles son nuestras luchas?, ¿tenemos algo que cambiar, queremos hacer algo con eso?, si queremos cambiar algo que, cómo?... 

 

Recopilación Elena Vega Ortega

 

Si has leído hasta aquí, tal vez lo que escribí te pareció interesante, útil, de beneficio para ti o alguien que conoces.

Si es así, ayúdame a seguir escribiendo, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia,  le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, o trabajo remunerado.

Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202, 59923182 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac.

Gracias

Elena Vega

 

(1) Compilación de la ANFER, Participación Política de la Mujer En México Siglo XX, Ed. Instituto de Capacitación Política, México; 1984.

(2), (3), (8), (9), (10), (11) Eli Bartra, Anna M. Fernández, Ana Lau; Feminismo en México Ayer y Hoy; Colección Molinos de Viento, Núm, 130; Ed. Molinos de viento; México; 2002.

(4) Cohen, Deborah y Frazier, lessie Jo; No Solo Cocinábamos...Historia inédita de la otra mitad del 68; la historia interrumpida México; 1968-88; Universidad Iberoamericana y Nueva Imagen.

(5) Castellanos Rosario; Casandra de Huarache: La liberación de la mujer...aquí!; Diario Excelsior; 5 de septiembre; México; 1970.

(6), (7)  Acevedo, del Valle, Lamas, Sánchez, Zamarrón; Nueva cultura Feminista; Revista FEM. Vol. II, No. 5;  México; Oct-Dic; 1977.

 

 

 

Repost 0

Presentación

  • : El blog de D.M.E. A.C.
  • El blog de D.M.E. A.C.
  • : Es una espacio donde puedes obtener información sobre Psicoterapia, individual y de pareja y terapia de constelaciones familiares, diriguida a mujeres y a la comunidad de diversidad sexual
  • Contacto

Enlaces